martes, 12 de mayo de 2015

REALIDAD E ILUSIÓN Ernesto Sabato


La ciencia estricta –la ciencia matematizable- es ajena a todo lo que es más valioso para el ser humano: sus emociones, sus sentimientos, sus vivencias de arte o de justicia, sus angustias metafísicas. Si el mundo matematizable fuera el único verdadero, no solo seria ilusorio un castillo soñado, con sus damas y juglares: también lo serian los paisajes de la vigilia, la belleza de un lied de Schubert, el amor. O por lo menos seria ilusorio lo que en ellos nos emociona.


Ernesto Sabato. Hombres y Engranajes. Madrid,  Alianza, 1983.

No hay comentarios:

Publicar un comentario