martes, 12 de mayo de 2015

LA LENGUA DE BRUNO ZEVI

Para ellos (ciertos críticos) la obra de arte no es un objeto para gozar, amar y consumar, un enriquecimiento para siempre,  sino una ocasión que se presenta a los pensadores de profesión para que se deleiten con su propio saber, sus propias sutilezas  y habilidades dialécticas. Ellos son generosos, y desearían que compartiésemos con ellos el placer que encuentran en ejercitar sus propias funciones sobre la obra de arte. Lamentablemente no es eso lo que le pedimos al crítico. Este debería volvernos hambrientos y sedientos por la obra de arte, debería hacérnosla degustar, ayudarnos a pensar en ella y no en el crítico.”
Bruno Zevi. 1979. Architettura in nuce. Florencia, Sansón-Editore, p. 179-181.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario