viernes, 15 de mayo de 2015

ARQUITECTURA IN NUCE II



En un principio adopté una opinión demasiado estrecha acerca de la relación entre las dos disciplinas. John Desmond Bernal.
El arte no es de las masas, pero tampoco de la academia. La academia impone normas a lo que nace del espíritu humano. No es lo académico lo que genera aversión en sí, sino la manera en la que se desenvuelve actualmente. Lo académico se ha convertido en una limitación a las libertades (…) para la libre exploración y el desarrollo del pensamiento. María Fontenla. Estudiante FAU-UCV, 2012.
Para ellos (ciertos críticos) la obra de arte no es un objeto para gozar, amar y consumar, un enriquecimiento para siempre,  sino una ocasión que se presenta a los pensadores de profesión para que se deleiten con su propio saber, sus propias sutilezas  y habilidades dialécticas. Ellos son generosos, y desearían que compartiésemos con ellos el placer que encuentran en ejercitar sus propias funciones sobre la obra de arte. Lamentablemente no es eso lo que le pedimos al crítico. Este debería volvernos hambrientos y sedientos por la obra de arte, debería hacérnosla degustar, ayudarnos a pensar en ella y no en el crítico. Bruno Zevi, 1979: 179-181. 
Yo diría que para que un edificio seduzca con sus lecciones debe primero retener la imaginación y los sentidos del observador; debe convencer inmediatamente con sus formas, que deben poseer presencia y cierto poder. William Curtis.
La historia de la arquitectura no puede ser la historia de las técnicas constructivas, cuando en realidad debe ser la historia de las ideas constructivas, que toman sus recursos técnicos y expresivos donde los encuentran. El hecho de que la bóveda de ojiva, el contrafuerte y la cúpula hayan sido inventados expresamente para un gran estilo arquitectónico o hayan sido tomados de otra comarca más o menos lejana y aprovechados en sentido propio, es cosa que a la verdadera historia del arte le es indiferente. Oswald Spengler.

Para ellos (ciertos críticos) la obra de arte no es un objeto para gozar, amar y consumar, un enriquecimiento para siempre,  sino una ocasión que se presenta a los pensadores de profesión para que se deleiten con su propio saber, sus propias sutilezas y habilidades dialécticas. Ellos son generosos, y desearían que compartiésemos con ellos el placer que encuentran en ejercitar sus propias funciones sobre la obra de arte. Lamentablemente no es eso lo que le pedimos al crítico. Éste debería volvernos hambrientos y sedientos por la obra de arte, debería hacérnosla degustar, ayudarnos a pensar en ella y no en el crítico.Bruno Zevi. 
La arquitectura es el arte que dispone y adorna los edificios levan­tados por el ser humano para el uso que sea, de modo que la visión de ellos contribuya a su salud mental, poder y placer. Es muy necesario, al comienzo de toda investigación, hacer una cuidadosa distinción entre Arquitectura y Construcción. John Ruskin.
La arquitectura es un arte que se realiza en la construcción, de la misma manera que la música se realiza en el sonido y la literatura en el lenguaje verbal. Sin embargo, ni la música es el sonido ni la literatura es el lenguaje (o viceversa), así como la arquitectura no es la construcción. Joao Rodolfo Stroeter.
En la ciencia, la formulación y la comprobación de una teoría deja en muchos casos sin validez a una teoría anterior. Esto no sucede en el campo de las artes en general, ni en el de la arquitectura, en particular. Un estilo nuevo, al aparecer, ocupa el lugar del estilo que lo precedió sin invalidarlo, por el contrario, incrementa su significado y realce. Joao Rodolfo Stroeter.



No hay comentarios:

Publicar un comentario