lunes, 23 de mayo de 2016

LAS GRANDES VERDADES POR ERNESTO SABATO (23-V-2016)

 Hago una pausa en mi propuesta de cinco aproximaciones universales a la arquitectura. Ya escribí sobre las tres primeras: arquitectura clásica, arquitectura moderna y arquitectura como ciencia. Faltan arquitectura como arte y una propuesta de desenlace, a la que todavía no coloco título.

Pero hago una pausa aquí, para darle la palabra al maestro Ernesto Sabato. Estoy leyendo un pequeño libro suyo: La resistencia. Es una de sus últimas obras, y fue publicada cuando él tenía 89 años. Fallecio en 2011, a los 100 años de edad.

En la contraportada leemos estas palabras suyas:

Les pido que nos detengamos a pensar en la grandeza a la que todavía podemos aspirar si nos atrevemos a valorar la vida de otra manera. Nos pido ese coraje que nos sitúa en la verdadera dimensión del hombre. (Ernesto Sabato, 2008).

Yo me detengo con gusto en los textos de Sabato. Lo hice cuando tenía 20 años y lo sigo haciendo 40 años después. Valoro mucho su obra. Incluyo aquí un breve párrafo, un llamado a la resistencia (honrando al título) y a la dignidad:

…Al sobrevalorarse lo racional, fue desestimado todo aquello que la lógica no lograba explicar. ¿Acaso son explicables los grandes valores que hacen a la condición humana, como la belleza, la solidaridad o el coraje? El mito, al igual que el arte, expresa un tipo de realidad del único modo en que puede ser expresada. Por esencia, es refractario a cualquier tentativa racionalizadora, y su verdad paradójica desafía a todas las categorías de la lógica aristotélica o dialéctica. A través de esas profundas manifestaciones de su espíritu, el hombre toca los últimos fundamentos de su condición y logra que el mundo en que vive adquiera el sentido del cual carece. (Ernesto Sabato, 2008: 59).

Ernesto Sabato (2008). La resistencia. Buenos Aires, Seix Barral.







Foto de mi casa. Estante, libros, conchas, guacucos, fotos de Diego y una foto de la Biblioteca de Asplund. Se cuela el sol de la mañana (15-XII-2012)



No hay comentarios:

Publicar un comentario