miércoles, 12 de octubre de 2016

UNA CARTA DE HACE MÁS DE UN AÑO (A PAULINA VILLANUEVA. 04-VI-2015)



Estoy regresando de la maravillosa visita a Caoma. Siempre bella y siempre nueva. Muchas gracias a ti e igualmente a la muy gentil Cecilia que nos atendió maravillosamente. Fuimos dos grupos de teoría de la arquitectura (FAU-UCV); estudiantes de la profesora Melicia Planchart y míos. Les encantó la casa y la recorrimos toda. Al final, sentados al lado de los escalones entre sala y jardín posterior tuvimos una tranquila tertulia. En nombre de todos los arquitectos venezolanos y del mundo te doy las gracias por mantener viva esta joya arquitectónica, la casa de nuestro querido maestro Villanueva.
Son tantas las lecciones de esta obra. La contundencia de la implantación, las dobles y refinadas ventanas, la claridad de las zonas dedicadas a funciones específicas, el fuerte contraste entre las formas rectas y blancas y las irregulares de las matas...
Aparte, aquella atmósfera plena. Las maquetas, piezas, planos y croquis hoy resplandecieron como nunca.
Hoy, Caoma me hizo pensar en la jugada del gambito en el ajedrez (Del it. gambetto, zancadilla). En el juego de ajedrez, lance que consiste en sacrificar, al principio de la partida, algún peón u otra pieza, o ambos, para lograr una posición favorable).

El cuerpo construido avanza hacia la calle y ofrece un cuerpo delantero –cual peón adelantado- de un solo piso. Con esto, la casa se aísla de la calle. Esta distancia tomada permite entonces el triunfo del gran jardín posterior, ese lugar de frondosos árboles que es el marco perfecto para la gran abertura del salón. 

Fue un alumno –Vicente- como siempre taciturno, quien me hizo ver este último particular.  Hizo unos croquis y en ellos se reveló este rasgo, logro de esta casa caraqueña. 

Luego, el paseo terminó y salimos de nuevo a la calle. 

 En el triste panorama que vivimos como país, Caoma es un oasis. Encontramos allí tanto talento concentrado y tanto amor...
Pensaba escribirte apenas un saludo y expresarte las gracias por aquí. Pero la verdad es que estoy conmovido con esta lección de arquitectura.
Hoy Caoma se me hizo grande.
Gracias Paulina por cuidarla y por permitir que la admiremos. 

Recibe un abrazo

Luis Polito






1 comentario:

  1. Jaja en verdad es hermosa la casa y estas fotos están geniales, le hacen justicia. Gracias por llevarnos profe, estuvo muy divertido..

    ResponderEliminar