lunes, 31 de octubre de 2016

martes, 25 de octubre de 2016

TOMA INSTANTÁNEA 005 (Y HOY SON CUATRO). LA FAU DE CARACAS EN UNA TARDE DE OCTUBRE






Sin palabras

La belleza se nos regala

En este noble edififio

Allí trabajamos

Allí crecemos

Sin más palabras


 Fotos tomadas hoy en la tarde con mi dispositivo Nokia Lumia 800.


domingo, 23 de octubre de 2016

BIBLIOTECA DE SAINT GENEVIEVE POR JUAN CARLOS FIGUERA

Conocí a Juan Carlos Figuera en el primer paseo de CCS-365, aquel de carnaval en donde fuimos al centro de Caracas. Me lo presentó Jonathan Corro. Ambos son estudiantes de la FAU-UCV. 

Juan Carlos -dentro del grupo- llamaba la atención. Estaban aquellos apertrechados de celulares. Otros con cámaras y otros con camarotas. 

Pero el tenía otros instrumentos: una libretica, un lápiz, unas cajitas de eso que llamamos témpera y una botellita de agua. Eras sus aperos y JC siempre se quedaba atrás. Luevo volvía y nos mostraba sus maravillosos dibujos. 

Lo volvía a ver en otro paseo de CCS-365, el de Los Proceres. Allí me comentó que se iba de intercambio estudiantil a París. Apenas llegó allá comenzó a reglararnos sus estupendos dibujos parisinos: la Madeilane, Sacre Coeur, Panteón y otros. 

Un día le escribí: JC; debes ir a la biblioteca de Saint Genevieve, de Henri Labrouste,  a dibujarla. 

Pues ha cumplido. 

Recién ha publicado en facebook un video realizado en el interior de este hermoso edificio. Nos muestra rápidamente el fabuloso salón de lectura y su usual libretica de dibujos. 

Aparte, JC ha tenido la gentileza de enviarmelo por mensaje. Y esta ha sido mi respuesta: 

 Caramba Juan Carlos. Que hermoso regalo me has brindado. Cochina envidia me da no estar allá hablando contigo. Éxito con esa pasantía parisina. Pendientes de tus próximos dibujos. Un abrazo. 

Luis Polito



video

sábado, 22 de octubre de 2016

FEYERABEND. UN PENSAMIENTO SOBRE LA VERDAD

El amor a la verdad es una de las motivaciones más fuertes que llevan a que uno se engañe a sí mismo y a los demás. 

Paul Feyerabend (2001) La cobnquista de la abundancia. Barcelona, Paidos, p. 189. 

Leyendo esta idea me asaltan recuerdos. 

Nuestro querido J D García Bacca nos advierte en modo similar cuando expresa que la verdad no necesita que creamos en ella. Sugiere un tanto de escepticismo, el mismo que Descartes cultivó para llegar al fondo de su propuesta filosófica. 

Y el otro recuerdo es el de un profesor muy serio quien se sorprendía de que yo no defendía la teoria de la arquitectura, la materia de dicto en la FAU-UCV. 

¿Acaso la teoría y la verdad necesitan de mi o de él?

La verdad no necesita ni defensa ni defensores. 

Feyerabend era un provocador. Pero debe decirse: muchas veces acertaba. 











                                                                                                 
Paul Feyerabend

miércoles, 12 de octubre de 2016

UNA CARTA DE HACE MÁS DE UN AÑO (A PAULINA VILLANUEVA. 04-VI-2015)



Estoy regresando de la maravillosa visita a Caoma. Siempre bella y siempre nueva. Muchas gracias a ti e igualmente a la muy gentil Cecilia que nos atendió maravillosamente. Fuimos dos grupos de teoría de la arquitectura (FAU-UCV); estudiantes de la profesora Melicia Planchart y míos. Les encantó la casa y la recorrimos toda. Al final, sentados al lado de los escalones entre sala y jardín posterior tuvimos una tranquila tertulia. En nombre de todos los arquitectos venezolanos y del mundo te doy las gracias por mantener viva esta joya arquitectónica, la casa de nuestro querido maestro Villanueva.
Son tantas las lecciones de esta obra. La contundencia de la implantación, las dobles y refinadas ventanas, la claridad de las zonas dedicadas a funciones específicas, el fuerte contraste entre las formas rectas y blancas y las irregulares de las matas...
Aparte, aquella atmósfera plena. Las maquetas, piezas, planos y croquis hoy resplandecieron como nunca.
Hoy, Caoma me hizo pensar en la jugada del gambito en el ajedrez (Del it. gambetto, zancadilla). En el juego de ajedrez, lance que consiste en sacrificar, al principio de la partida, algún peón u otra pieza, o ambos, para lograr una posición favorable).

El cuerpo construido avanza hacia la calle y ofrece un cuerpo delantero –cual peón adelantado- de un solo piso. Con esto, la casa se aísla de la calle. Esta distancia tomada permite entonces el triunfo del gran jardín posterior, ese lugar de frondosos árboles que es el marco perfecto para la gran abertura del salón. 

Fue un alumno –Vicente- como siempre taciturno, quien me hizo ver este último particular.  Hizo unos croquis y en ellos se reveló este rasgo, logro de esta casa caraqueña. 

Luego, el paseo terminó y salimos de nuevo a la calle. 

 En el triste panorama que vivimos como país, Caoma es un oasis. Encontramos allí tanto talento concentrado y tanto amor...
Pensaba escribirte apenas un saludo y expresarte las gracias por aquí. Pero la verdad es que estoy conmovido con esta lección de arquitectura.
Hoy Caoma se me hizo grande.
Gracias Paulina por cuidarla y por permitir que la admiremos. 

Recibe un abrazo

Luis Polito